Experiencias inolvidables

De 159 kilos a 42 kilómetros. Empezando un reto

Zapatillas - I Love Run

Siempre se dice que una persona es el resultado de sus actos y que somos los únicos que podemos controlar lo que sucede en nosotros. Una vez que has llegado al fondo del más profundo de los pozos, sólo quedan dos opciones ahogarse o empezar a subir. Yo decidí que ya era hora de empezar a subir y en eso estoy. Aunque parezca una de esas historias del antes y el después, ésto no es más que mi experiencia del antes y el ahora.

Si quieres hacerlo, empieza.

Cerrando una etapa

InicioUna noche más tocaba el protocolo de irse a dormir: pijama, luz tenue y música relajante para no escuchar el ruido de esa máquina que evitaba que sufriese apneas durmiendo. Intentar dormir con una máscara en la cara y escuchar el ruido del aire que salía de la máquina no es fácil. Todo iba a peor, ya casi no podía atarme los cordones, subir escaleras era complicado, acababa de nacer mi sobrino y me planteaba si podría jugar con él sin hacerle daño. Aunque siempre he sido muy risueño, me sentía muy apagado y el estar en una lista de espera para una operación de reducción de estómago no hacía más que apagar mis ilusiones. Cerré los ojos y conseguí conciliar el sueño pensando que al día siguiente empezaba otra nueva dieta y mi vida podría empezar a cambiar. La báscula marcaba 159 kilos.

Mis primeros pasos

La mañana comenzó como las anteriores, después de abrir los ojos me dirigí al baño. Ya llevaba casi dos meses de dieta y la báscula marcaba otra cifra inferior al día anterior. En total tenía 15 kilos menos en la mochila de mi cuerpo.
Tras varios días dándole vueltas, por fin ese día iba a calzarme unas zapatillas para correr. Nunca había corrido y mi optimismo me empujaba a dar esos primeros pasos, seguro que era capaz de correr, 15 kilos menos tenía que notarse. Las zapatillas unas bonitas Nike con amortiguación trasera, que ya tenía por casa. Con tanta amortiguación lo de correr será muy fácil.
Una camiseta de algodón, unos pantalones cortos, calcetines blancos y las zapatillas. Para no aburrirme decido ponerme música en el Iphone y gracias al megaprograma Nike + seré el mejor de todos los corredores de la ribera del río que pasa al lado de casa.
Decidido y alegre, bajo las escaleras, llego a la calle, le doy al play y empiezo a correr …

Una derrota no siempre es el final

Tres minutos más tarde, completamente agotado, asfixiado, sudando cual gorrino y derrotado por completo me detengo y le doy al stop. Entrenamiento finalizado, anunciaba la vocecita del programa como burlándose de mi fracaso. Mis rodillas eran dos bolas ardiendo y no podía ni caminar.
Una semana después seguía tocado por mi fallido intento por correr, pero algo estaba dentro de mí con ganas de salir y entendí que me había equivocado al empezar. Busqué por internet información sobre como empezar a correr, pregunté a conocidos míos y saqué tres conclusiones: necesitas fortalecer las piernas antes de empezar, hay que ir poco a poco y tienes que mirarte la pisada para no hacerte daño en las piernas.
Los foros recomendaban hacer mucha bicicleta estática para que las rodillas ganasen fortaleza, en el gimnasio los monitores centraban todo su esfuerzo en que mis tobillos y mis rodillas volvieran a estar engrasadas y en una tienda especializada analizaron mi pisada y me recomendaron unas zapatillas nuevas.

Volver a empezar

Un planning descargado de internet, que había redactado un atleta muy experimentado, recomendaba empezar alternando correr y caminar. El primer día corrí minuto y caminé un minuto, después troté 40 segundos y caminé un minuto 20, …, pero hice los diez minutos del entrenamiento. La sensación era una mezcla entre victoria, incredulidad, dudas, pero sobre todo calma interior, un sentimiento que no esperaba encontrar después de hacer ese esfuerzo titánico para un obeso de 130 kilos y metro ochenta.
La semana siguiente comencé a correr dos minutos y a andar un minuto, y ya iba mejor, pero notaba que me asfixiaba y me costaba respirar. Pero, ¿si estoy más delgado por que me cuesta respirar? Alguien comentó algo de las pulsaciones y me compré un pulsómetro. En los foros decían que los entrenamientos tenían que ser por debajo del 70% de tu capacidad máxima y empecé a mirar como iba eso del pulso.

Me plante por debajo de 150 pulsaciones y noté que me costaba menos respirar.

Empezando a volar

Ya llevaba tres semanas intentando entrenar día sí y día no, y ya era capaz de correr más 15 minutos seguidos y en ese momento todo cambió. Conocí a un pequeño grupo de personas que harían de mí lo que soy hoy en día. Ése elenco de atletas populares y no tan populares me aclaró ciertas dudas y sobre todo me motivó a que, no sólo siguiera corriendo, sino a que sintiera el por qué quería correr.

Menos de un mes más tarde, corrí mis primeros 10km en entrenamiento en una hora y 20 minutos

Primeros 10 km

Un muro ha caído

Por fin hice mi primera carrera de 10 km, ya había perdido más de 25 kilos de peso.

El 11 de septiembre, al igual que las Torres Gemelas cambiaron la visión del mundo, cayó el muro de los 10km y con ello cambió mi visión sobre mí mismo.
No es fácil darse cuenta que te has enganchado a algo, pero comprendí que me había enamorado de correr, llevar unas zapatillas y dejar que mi cuerpo fluyera sobre el asfalto, la tierra o un tartán, no hacía más que demostrarme que estaba vivo y por eso no puedo ni quiero dejar de correr.

En 1001 Experiencias | Entrevista a Javier Hernanz: “sigo con la ilusión de ganar unos Juegos Olímpicos y pelearé para ganar en Río 2016″
En 1001 Experiencias | Conduce sobre las aguas a 140 kilómetros por hora

Comentarios

  1. Comentario by Frank Castro - noviembre 07, 2012 02:35 pm

    Este chico supura progresión, lucha y afán de superación por sus poros. Julián, yo te conocí en el Europeo de Atletismo de Barcelona 2010, yo estaba de voluntario en acreditaciones en el hotel pullman con Virginia, Natina, y un gran número de personas. Puedo asegurar que su afán de superación es increíble, y se que jamás dejará de disfrutar de poder calzar sus zapatillas y quemar asfalto con sus zapatillas allá donde esté y donde vaya.

    ¡ÁNIMO JULIÁN! Un fuerte abrazo y sigue adelante.

    Responder  
  2. Comentario by arganeum - noviembre 07, 2012 03:38 pm

    Buenas! Es la primera vez que comento en esta web a pesar de soy seguidor asiduo, me ha motivado tu historia.

    Soy un corredor frecuente de hace unos cuantos años y aún no sé exactamente por qué. Es difícil expresar lo que se siente uno cuando corre, lo único que yo sé es que me hace sentir bien y estoy más animado en el día a día, si dejo de correr una o dos semanas me achaca en el estado de ánimo. En mi caso suelo correr a 5 o 6 min el km y suelo recorrer una distancia entre 13 y 16km. Viendo por el camino que vas no vas a tardar mucho en alcanzarme. Recuerda, si te flaquean alguna vez las fuerzas puedes siempre apoyarte de que tu historia puede ayudar a muchos a buscar esa motivación que necesitan.

    Ya de entrada me has motivado a mi exigirme más y prepararme el medio maratón y después dar el salto al maratón. Supongo que nos mantendrás informado de la evolución por aquí, estaré atento.

    Mucho ánimo y gracias por la motivación!!

    Responder  
    1. Comentario by Julian Ramiro - noviembre 07, 2012 11:39 pm

      arganeum, si ya has hecho un entrenamiento de 16 km estás de sobras preparado para hacer la media maratón. Yo el 5 de enero de éste año corrí 16km y 10 días después hice mi primera media maratón. Lo más importante es que te controles mucho, la sensación que debes tener es de casi agobio por ir despacio, pero piensa que del 17 al 19 son los peores, y por muy fuerte que te encuentres en el 16 puedes pinchar y no acabarla. Hidrátate durante la carrera, yo lo que hago es coger la botella con tapón y voy dando sorbos cada 500m, y de vez en cuando me enjuago la boca.

      Responder  
  3. Comentario by antoñete - noviembre 07, 2012 11:22 pm

    EN cogerte compañero creo que ya no, ya te paso, el dia 18 correra y terminara una marathon completa! ya ha terminado la media maraton y los 33km asi que estara chupao, es mi idolo y lo aprecio con locura, gracias al atletismo que me ha dado un amigo como él!

    Responder  
    1. Comentario by arganeum - noviembre 07, 2012 11:35 pm

      O_o Menudo crack! Me quito el sombrero, ya nos contará las vivencias por aquí :)

      Ahora me daré el ánimo a mi mismo :) !

      Salu2.

      Responder  
  4. Comentario by Marcelost - noviembre 10, 2012 09:52 am

    Me ha emocionado tu historia. No dudo que alcanzarás todo lo que te propongas en la vida. Yo empecé mi carrera atlética con 120 kilos, hoy he corrido 4 maratones y más de 200 carreras populares. Con mi ropa de Carrer talla XXXI me sentía el hijo del viento pero las miradas de los compañeros me volvían a la realidad, sólo cuando los adelantaba en la carrera se daban cuenta el ridículo que habían hecho.
    No cedas nunca. Ni el viento, ni la lluvia, ni el cansancio existen. Solo tu, tus zapatillas y mucho camino para correr.

    Responder  
  5. Comentario by eoficinas - noviembre 12, 2012 03:29 am

    Estoy totalmente convencido de que lo vas a lograr. Mucho ánimo!!

    Responder  
  6. Comentario by Soy un corredor que disfruta y vive su nueva pasión - noviembre 14, 2012 11:13 am

    [...] 1001 Experiencias | De 159 kilos a 42 kilómetros. Empezando un reto En 1001 Experiencias | L’Eroica, solo podrás correr con una bici de antes de [...]

    Responder  
  7. Comentario by Julian Ramiro - noviembre 14, 2012 11:25 am

    Os dejo la segunda parte de mi etapa desde los 159 kilos hasta los 42 kilómetros:
    http://www.1001experiencias.com/experiencias-inolvidables/soy-un-corredor-que-disfruta-y-vive-su-nueva-pasion/

    Responder  
  8. Comentario by CarWarez » Soy un corredor que disfruta y vive su nueva pasión - noviembre 14, 2012 11:35 am

    [...] 1001 Experiencias | De 159 kilos a 42 kilómetros. Empezando un reto En 1001 Experiencias | L’Eroica, solo podrás correr con una bici de antes de [...]

    Responder  
  9. Comentario by CarWarez.Com » “¿Crees que iba a dejarte sólo en esto?” Cuando un cuento de hadas puede convertirse en una pesadilla. Soy maratoniano - noviembre 20, 2012 12:25 pm

    [...] no hay vuelta atrás, ya estoy en la última semana. El domingo será el gran día, llevo 14 semanas seguidas centrándome sólo y exclusivamente en ese día, en esa hora en la cual daré el primer paso en la salida de mi gran carrera, de mi primera [...]

    Responder  
  10. Comentario by Jorge (Argentina) - enero 30, 2014 06:25 pm

    Hola: Es muy interesante y motivadora tu experiencia. Yo mido 1,76, peso 136 Kg. y acabo de comenzar una dieta estricta con contralor médico. De momento solo quiero caminar para después -ya con menos peso- poder ir corriendo de a poco nuevamente. Mi pregunta es: QUE MARCA Y MOCELOS DE ZAPATILLAS RECOMIENDAS PARA GENTE DE MI PESO? Soy entre Neutro y Pronador. Muchas Gracias y continúa así. Saludos desde Argentina.

    Responder  
    1. Comentario by Julian - enero 31, 2014 10:47 am

      Buenas Jorge,
      muchas gracias por tu comentario.
      yo soy pronador, aunque utilizo plantillas, por lo que utilizo zapatilla neutra. La mejor recomendación que puedo hacerte es que te dejes asesorar por un experto en material deportivo. En mi caso he utilizado dos modelos, las Nike Vomero (para gente de más de 85/90 kilos) y las Brooks Glycerine. La forma más fácil de saber cual utilizar es probándotelas, y notar que no sólo no te molestan, sino que incluso te sientes como si no las llevaras. Si al empezar a correr con ellas notas cualquier molestia es que lo mismo no es la zapatilla adecuada. No debería hacerte ninguna rozadura ni provocarte ningún dolor.
      En mi caso utilicé las Mizuno Wave y tras 35km con ellas las regalé porqué me cargaban mucho la rodilla.
      Espero que mi apunte te sirva para tomar la decisión adecuada y muchas felicidades por tu decisión de cambiar tu vida.

      Responder