Experiencias inolvidables

Navegando por los fiordos de la Patagonia en un buque de mercancías


En el verano de 2005 mi mujer y yo decidimos hacernos con un billete de avión a Santiago de Chile y recorrer por nuestra cuenta los más de 4.000 kilómetros de longitud de aquel fascinante país lleno de contrastes. Desde el Desierto de Atacama (el más árido del Planeta) al norte a Punta Arenas, capital de la Patagonia Chilena, al sur. Los dos extremos en todos los sentidos.

Y uno de los principales motivos que nos hizo decantarnos por ese país fue descubrir que había un antiguo buque de mercancías que aceptaba tripulación y te permitía la experiencia inolvidable de navegar entre los glaciares y montañas nevadas de los fiordos de la Patagonia. Un paisaje indómito y un silencio absoluto únicamente interrumpido por aquel camión de vacas con el que durante cuatro días compartimos pasaje.

Jorge Díaz, es creativo publicitario y compagina su profesión escribiendo en varios blogs de Weblogs SL, siendo coordinador y editor de Compradicción y editor de Hipersónica y eBayers. Sus dos grandes pasiones son la música y los viajes, ha recorrido los cinco continentes buscando gentes, costumbres y culturas más que bonitas fotos de postal. Puedes seguirlo en Twitter en @koalalala

La experiencia arrancaba en Puerto Montt, capital de la Región de Los Lagos, sin comunicación terrestre con Puerto Natales, nuestro destino, a no ser que pases a Argentina. Les separa el Campo de Hielo Sur con una superficie de 13.000 km² que constituye la tercera mayor extensión de hielo del mundo tras la Antártida y Groenlandia y que nosotros íbamos a atravesar en un viaje de 1.600 kilómetros.

Con un tiempo infernal (allí era pleno invierno) embarcamos preguntándonos si aquel viejo barco oxidado sería capaz de flotar al tiempo que nos cuestionábamos que pintábamos en medio de tanto camionero, ganado y contenedores de mercancía.

Enseguida nos dimos cuenta que cualquier parecido con el lujoso transatlántico de ‘Vacaciones en el Mar’ era pura casualidad. Aquí compartíamos literas en un pequeño habitáculo que te impedía pasar más tiempo en él que el que necesitaras para dormir y la única instalación de ocio de todo el barco era un enorme ajedrez improvisado sobre el suelo de la cubierta. Divertido, ¿eh?

Teníamos por delante cuatro larguísimos días de total sosiego, de contemplación de la Naturaleza en estado puro, de paisajes en los que el hielo se convertía en el auténtico protagonista y cuando algún león marino, delfín o ballena jorobada aparecía se convertía sin duda en el mayor atractivo de toda la velada.

Buque Capitán Leonidas

Una sensación de soledad y aislamiento que se incrementó con la visión de los restos del buque Capitán Leonidas varado desde los años setenta en un islote semi sumergido cuyo aspecto en mitad de la nada resulta de lo más fantasmal.

Puerto Eden

Aunque para aislamiento el de Puerto Edén el único atisbo de civilización que encontramos en todo nuestro viaje en forma de pequeño pueblo de 300 habitantes y en el que habitan las últimas 5 familias sobrevivientes de la etnia kaweskar a más de 400 kilómetros de distancia de cualquier otro núcleo de población. ¿Os imagináis vivir allí? Podéis haceros una idea del acontecimiento que supone la única parada semanal que este barco hace en sus costas cuando las condiciones climatológicas se lo permiten.

Más y más bloques de hielo flotando, noches contemplando las estrellas, mucho frío y horas y horas charlando con cada uno de los pasajeros de ese viaje tan especial hasta el punto que algunos de ellos se han convertido ya en amigos de los de toda la vida. ¿Acaso no son estos los verdaderos lujos? Una experiencia imposible de olvidar.

En 1001 Experiencias | Un glaciar bajo tus pies
En 1001 Experiencias | 40 días en el Atlántico: una odisea con olas de 6 metros y un samurai

Comentarios

  1. Comentario by Mario - diciembre 12, 2011 01:27 pm

    Un viaje así es una manera de encontrarse con otro tipo de naturaleza que estamos perdiendo.

    Responder  
    1. Comentario by Jorge Diaz - diciembre 15, 2011 03:47 pm

      Sí y, aunque suene a tópico, también sirve para encontrarte contigo mismo.

      Responder  
  2. Comentario by Hielke - diciembre 15, 2011 03:58 pm

    Muy interesante la experiencia. Seria ideal que comentes el nombre del buque o como se puede contactar con la tripulacion para vivir tu experiencia. Slds.desde peru

    Responder  
    1. Comentario by Men Expert - diciembre 18, 2011 10:42 pm

      La compañía se llama Navimag y en su web puedes encontrar toda la información http://www.navimag.com/sitio/es/patagonia/

      Responder  
    2. Comentario by Luis Bustamante - enero 14, 2013 06:51 pm

      Hice el mismo viaje la última semana y realmente es fascinante, una experiencia inolvidable. Contacta a Navimag, así se llama la Naviera que realiza estos viajes. Realmente recomendable.

      Responder  
  3. Comentario by Un recorrido por Normandía, una cita con la historia - diciembre 25, 2011 10:01 am

    [...] Imágenes | Sergio González | Malex.org | FaceMePLS | Unclekage | Benjamin Feron En 1001 Experiencias | Fin de Año en Río de Janeiro: La fiesta inolvidable En 1001 Experiencias | Navegando por los fiordos de la Patagonia en un buque de mercancías [...]

    Responder  
  4. Comentario by Trekking por la selva en Tailandia: ¿eso que sube por mis piernas son sanguijuelas? - abril 03, 2012 01:07 pm

    [...] En 1001 Experiencias | Con los Diola en la Casamance, Senegal: un paraíso para perderse En 1001 Experiencias | Navegando por los fiordos de la Patagonia en un buque de mercancías [...]

    Responder  
  5. Comentario by Si quiero ver el Perito Moreno, ¿qué hago en Chile? - junio 25, 2012 10:04 am

    [...] y yo nos decantamos por Chile, seducidos por varias cosas pero sobre todo por la posibilidad de navegar entre glaciares durante días a bordo de un buque comercial. Aún así, no podíamos dejar de pensar que solo 440 Km nos iban a separar de uno de nuestros [...]

    Responder  
  6. Comentario by Fuste - enero 15, 2013 03:04 pm

    Estos viajes me encantan… pero de momento me tendría que conformar con los fiordos noruegos.

    Responder