Experiencias míticas

¡Condenado Leonardo!

Verle en ‘Django desencadenado’ es odiarle. Puede que sea por eso que su Calvin Candie –un personaje demasiado, esclavista, demasiado brutal, demasiado francófilo, muy poco DiCaprio– no haya recibido el amor de la Academia de Hollywood en forma de nominación al Oscar, un premio que Leonardo DiCaprio parece perseguir de forma casi obsesiva en los últimos años. Leo quiere uno. Y lo quiere ya.

Y eso, negarle lo único que le falta a alguien que lo tiene todo, apunta a que es el primer argumento para justificar el tercer mayor ninguneo del año académicamente hablando. DiCaprio tiene más dinero del que puede gastar; una novia (modelo de lencería, claro) en cada puerto; trabaja en, con y cuando le apetece, conduce un híbrido y cómo se atreve, tiene talento. Es joven, que se espere como los otros. Mira a Peter O’Toole, tampoco tiene uno se dirán muchos académicos que en su vida habrán oído hablar de Sergio Corbucci o los westerns alemanes. Pues peor para ellos. DiCaprio sí, y le ha hablado de ellos Quentin Tarantino. ¿Qué más se puede pedir?

Pedir es la clave. Desde hace tiempo DiCaprio quería un villano. Uno que fuera inolvidable. Y Tarantino le debía uno. Porque, en un principio, él tenía que encarnar al Coronel Hans Landa de ‘Malditos Bastardos’. El papel era suyo hasta que Tarantino decidió que el actor que lo encarnara tenía que poder hablar sin problemas ni acentos inglés, francés, alemán e italiano. Justamente la mayor virtud del entonces desconocido Christoph Waltz, el actor que acabó haciéndose con un trabajo que, para más inri, se llevó el Oscar al Mejor Actor Secundario. El destino y sus bromas pesadas. Cuando DiCaprio supo que Tarantino había acabado de escribir el guión para su nueva película, que además iba a ser un western –o mejor, un southern– y que aún no tenía cerrado el casting, se puso manos a la obra: el papel sería suyo. Y eso sí que es un ¡Bingo!

Calvien Candie es tan malo que ni le gusta a Tarantino. Es el primer villano que escribo al que odio, contaba en una entrevista a Playboy. Malo y viejo, porque si bien la primera versión del personaje ya presentaba todos los tics que le convierten en uno de los mayores hijoputas del cine, era también mayor. Mucho más. Es el problema de escribir pensando en actores que eran jóvenes hace 20 años, continuaba Tarantino quién, sin embargo, no confesó qué actor tenía en mente cuando tecleó el original de ‘Django desencadenado’. DiCaprio convenció a Tarantino que Candie podía ser más joven, que podía tener su edad, que podía interpretarlo él.

Si echamos un vistazo al puñado de actores que aparecen en el reparto… O a los que sonaron o se comprometieron para, después, no poder trabajar en él –casi tan interesante como los que sí lo consiguieron– podemos intentar averiguar para quién escribió Tarantino el personaje de Calvin Candie. ¿Don Johnson? ¿Kevin Costner? ¿James Remar? ¿Bruce Dern? Aunque eso poco importe en el producto final: Will Smith era la primera elección para ser Django, algo chocante después de ver a Jamie Foxx. Los personajes pertenecen al actor que los acaba interpretando. Siempre. A menos que aparezca en escena Christoph Waltz, un ladrón de coroneles nazis y, él sí, el únic Dr. Schultz posible.

DiCaprio, Waltz, Samuel L. Jackson y Foxx: Para hacer bien el dolor hay que venir al sur.

Hace unos días DiCaprio contaba –a un diario alemán, que también es coincidencia– que iba a tomarse un descanso. Que aparcaba el cine durante un tiempo, puede que bastante largo. No creo que sea por su ausencia como nominado aunque tampoco convence la excusa de que lleva un par de años trabajando como un loco -–cuatro películas en tres años tampoco es que sean tantas… en el mismo tiempo Danny Trejo ha trabajado en 48 cintas y 14 series de TV–. También es cierto que una cosa es un protagonista para Scorsese (y van…), ser el Gatsby de Baz Luhrmann o aguantar el ritmo frenético de los rodajes de Tarantino:

DiCaprio lo hace porque puede. Y le apetece. O porque quiere salvar el mundo un poco. Eso, después de encarnar a uno de los villanos más cabrones del cine, sí es un cambio de registro. Y seguro que por ello tampoco le dan un premio.

En 1001 Experiencias | La maldición Spielberg
En 1001 Experiencias | Dustin Hoffman, pequeño gran cineasta

Comentarios

  1. Comentario by Fris - enero 28, 2013 12:03 pm

    ¿Sigue saliendo en las carpetas de las quinceañeras o ya me he quedado viejo?

    En fin, que a mí me parece que no es tan buen actor, habría preferido a otro en su lugar, la opción de un actor más mayor para el papel me parece mucho mejor.

    Responder  
  2. Comentario by ¿A quién ama Leonardo DiCaprio? - mayo 02, 2013 04:13 pm

    [...] DiCaprio, tres veces nominado al Oscar, ha dicho que se toma unas vacaciones de la interpretación, y eso que este año aún le veremos en [...]

    Responder