Experiencias míticas

Café Racer, una manera de vivir la moto

Triton la Café Racer por excelencia

El movimiento Café Racer es uno de esos que muchos moteros idealizamos en nuestra mente como algo interesante, pero muy pocos saben lo que realmente significa y algunos menos son capaces de explicar claramente a un profano. Porque viendo la moto de la portada, seguro que muchos sois capaces de reconocer como una Café Racer, algunos menos sois capaces de reconocer la moto como una Triton y muy pocos serán capaces de contar la historia que se esconde detrás de este tipo de motos.

Lo mejor es que este movimiento motero que se inició en Inglaterra en los años cincuenta, sigue hoy tan vivo como en aquél momento de la historia. Aunque muchos (siempre son demasiados los que mueren) de aquellos jóvenes pagaron con su vida los excesos del momento, también son muchos los que siguen a día de hoy circulando por las circunvalaciones de Londres en sus Café Racer.

Luis

L.Font se define como motero de nacimiento que además ha conseguido transformar su pasión por las motos en su modo de vida. Actualmente es editor de Motorpasión Moto y reparte su tiempo entre montar en Vespa y Lambretta (y repararlas) además de escribir sobre cualquier cosa que tenga dos ruedas y un motor. Aunque como puedes comprobar hoy también tiene su culturilla sobre la historia de la aviación mundial. Puedes seguir sus andanzas a través de twitter @L.Font

El momento perfecto para una nueva generación de moteros

En los años cincuenta del siglo XX Europa trataba de recuperarse de los horrores y la devastación de la Segunda Guerra Mundial. Incluso los países vencedores de la contienda pasaban por momentos difíciles. Pero justo cuando se canceló el racionamiento de gasolina en Inglaterra, los jóvenes de la época iniciaron un movimiento que llegaría hasta hoy.

La mayoría de jóvenes británicos no ganaban suficiente dinero como para acceder a una moto nueva, mucho menos para llegar a comprar una moto nueva de gran cilindrada. La mayoría sólo podían aspirar a comprar una moto utilitaria, aún con todo, esa moto ya era el primer peldaño para acceder a la libertad de movimientos que permite un vehículo propio y a una nueva manera de vivir.

Estas motos utilitarias fueron transformándose para conseguir mejorar sus prestaciones. En algunos casos evolucionaron hacia motos tan radicales que hoy en día siguen siendo peligrosas, pero en otros alcanzaron una perfección tal que cincuenta años después siguen siendo una leyenda como las Triton.

El mejor motor en el mejor chasis, fruto de una casualidad

Carrera prototipos motor 500 cc

En los mismos años cincuenta en que aparecieron las Café Racer se empezó una suerte de fórmula de promoción de coches prototipos que permitía utilizar los motores monocilíndricos de 500 cc que fabricaba Norton. Pero la marca británica no vendía esos motores sueltos, el que quisiera uno tendría que comprar una moto completa. Así que en relativamente poco tiempo hubo un amplio mercado de segunda mano de motos sin motor.

El siguiente paso era montarle un motor a ese chasis, que además de barato era de lo mejor que se fabricaba en la época. ¿Y cual era el mejor motor de la época? Sin lugar a dudas el motor bicilíndrico que fabricaba Triumph. Un motor que en su versión de 650 cc alcanzaba los 46 CV a 6.700 revoluciones y que con un poco de trabajo era capaz de aumentar sus prestaciones a mucho más. Así que ya tenemos los dos componentes necesarios para este cóctel motero. Acababa de nacer La Triton, un nombre que utiliza las primeras tres letras de la marca TRIumph y las tres últimas de la marca NorTON. Y aunque existen otras combinaciones de la época como la TriBSA o Norvin, la más auténtica es la Triton.

Ya tenemos la moto, falta el escenario

¿Qué hace un grupo de jóvenes con sus ruidosas motos un viernes por la tarde? Hasta esa la fecha los jóvenes no tenían ningún sitio dónde reunirse, pero al aumentar las carreteras en cantidad y calidad, fruto del incremento del tráfico de mercancías, también empezaron a aumentar los bares de carretera. Bares en los que los camioneras paraban a comer, repostar o descansar que rápidamente se vieron llenos de jóvenes en moto. Estos jóvenes se desplazaban de un bar a otro bien en grupos o en solitario, pronto nació entre ellos el espíritu de la competición. Y cuenta la leyenda que el nombre de Café Racer nació precisamente de esas carreras que se hacían de un café a otro en estas motos preparadas para correr más que ninguna otra.

Rockers  y Café Racer

Otra leyenda dice que aquellas carreras se hacían partiendo y llegando al mismo lugar en el tiempo que tardaba en sonar una canción en el Juke Box del bar, unos tres minutos más o menos a toda velocidad. Esa misma leyenda dice que el perdedor podía incluso perder la novia además de la moto. Esta música también era revolucionaria en el momento, porque estamos hablando del Rock & Roll, Que también traía consigo una cultura completamente nueva importada de los Estados Unidos. Aunque en el otro lado del atlántico los grupos relacionados con las motos y la música se ganaron una fama de violencia, en Inglaterra esta violencia no apareció hasta que apareció otra cultura antagónica, estamos hablando del movimiento MOD. Pero de esta otra tribu urbana hablaremos en otro momento.

Auge, caída y resurgimiento del movimiento Rocker y sus Café Racer

Ace Café reunión

Ya hemos visto que la gente se movía en grupos sobre motos transformadas a su gusto y que esto supuso un movimiento cultural en la época. Pero también supuso un movimiento económico que las marcas fabricantes de motos intentaron aprovechar al máximo. Los propios fabricantes de motos británicas empezaron a vender modelos inspirados en las Café Racer que construía la gente en su propio garaje.

Las marcas del resto de Europa también pusieron a la venta modelos que cumplían más o menos con los cánones de las Café Racer. Motores potentes, escapes muy ruidosos, frenos y suspensiones más o menos acordes a las prestaciones del motor y sobre todo una imagen muy de competición. Asientos monoplaza, grandes depósitos, manillares planos, invertidos o incluso semi manillares como las motos de competición y estriberas retrasadas para que el piloto adoptase una posición lo más racing posible.

Este auge también permitió que algunos pequeños fabricantes alcanzaran su máximo gracias a lo acertado de sus productos. Por ejemplo los hermanos Rickman, que fabricaban chasis alternativos a los originales, tan buenos que las marcas acabaron comprándoles las patentes para fabricarlos ellos mismos. Y esto fue en parte la propia muerte del movimiento Café Racer. Las motos de fábrica se hicieron tan buenas que dejaban poco margen de mejora.

Claro que un movimiento con tantos seguidores como tuvieron los Rockers y sus Café Racer no podía morir así sin más. De hecho nunca murió durante las últimas décadas del siglo XX simplemente se quedó en un lugar menos visible. Hasta que las marcas de motos descubrieron que ahí había un mercado sin explotar e iniciaron una vuelta de los modelos de aspecto más clásico. Gracias a esto podemos hablar del resurgimiento de las Café Racer. Aunque ahora la mayoría no busca las prestaciones puras, sino una imagen muy estudiada que muchos puristas desprecian.

Sean puros o no, lo que está claro es que actualmente se ven muchas Café Racer en la calle. Algunas están exactamente tal cual salieron de la fábrica, pero otras muchas siguen manteniendo viva la esencia, motos personalizadas que buscan diferenciarse de las demás al mismo tiempo que buscan prestaciones sin perder un ápice de la imagen que todos asociamos a una Café Racer.

Para saber más | Motorpasión Moto 1; 2; 3; 4 y 5
Fotos vía | me’nthedogs; 500 Owners; Wikimedia; Eat the rich
Vídeo vía | Youtube
En 1001 Experiencias | Glenn H. Curtiss, el hombre más rápido del mundo
En 1001 Experiencias | Cine y motos, tres películas imprescindibles para entender el espíritu motero

Comentarios

  1. Comentario by david calle - enero 25, 2013 04:10 pm

    QUE HERMOSAS MOTOS COMO ME GUSTARIA PODER TENER UNA SOY UN APACIONADO A ESTAS MOTOS ANTIGUAS PERO DONDE PODRIA CONSEGUIR UNA EN BOGOTA: COLOMBIA SERIA SUPER QUE SE PUDIERA CONSEGUIR PARA RESTAURARLA A MI GUSTO (HELP……)

    Responder  
    1. Comentario by Andres Saenz - julio 24, 2013 03:58 pm

      Hola,

      LOLANA MOTOS es un taller de modificacion y restauracion de motos estilo Cafe Racer y Scrambler, para mayor informacion pueden consultar la pagina lolanamotos.com estamos en Bogota en la Calle 66 # 19 – 25!!

      Responder  
  2. Comentario by Schott Perfecto 613 one star, el mito de la cazadora de Marlon Brando - febrero 15, 2013 12:05 pm

    [...] Fotos vía | Wikipedia 1 y 2; Wikimedia 1 y 2; Schott Bros Facebook En 1001 Experiencias | Cine y motos, tres películas imprescindibles para entender el espíritu motero En 1001 Experiencias | Café Racer, una manera de vivir la moto [...]

    Responder  
  3. Comentario by jorge tedesco - mayo 29, 2013 01:29 am

    soy tambien un apasionado de las motos recien hace cuatro años pude comprar mi primer moto,tengo 45,y lamento no haber empesado a andar en moto mucho antes .
    Ahora con mi tiempo libre empeze a leer todo articulo de motos y les agradesco por esta fascinante historia
    que comentaron.
    Sigan asi y buenas rutas para todos

    Responder  
  4. Comentario by Moto Guzzi V7 Racer, café y autenticidad en tiempos de crisis - agosto 16, 2013 01:01 pm

    [...] información | Motorpasión Moto En 1001 Experiencias | Café Racer, una manera de vivir la vida En 1001 Experiencias | Morgan Three Wheeler, amor por la [...]

    Responder  
  5. Comentario by Luis Enrique Cedeño Vásquez - septiembre 26, 2013 11:25 am

    Acabo de conseguir una YAMAHA RD 400 y me gustaria mirar algunas customizadas para tomar algunas referencias… Mi correo es luis_cedenovasquez@outlook.com agradeceria recibir sugerencias

    Responder  
  6. Comentario by Alvaro Marin - marzo 02, 2014 06:12 pm

    Vivo en Venezuela y soy un aficionado a las Harley Davidson y de hecho tengo una Softail Custom mod 2001 y tengo un blog de nuestro grupo Harley: http://www.puroharley.blogspot.com. Me ha llamado la atencion las Cafe Racer pero es dificil conseguir una clasica en Venezuela, las que estan tienen romanticos propietarios q no las venden y la mayoria se las han llevado a otros paises, es por ello que compre de agencia un Suzuki GN 125 para convertirla en Cafe Racer. quisiera abrir una pagina o blog exclusivo de Cafe Racer para la gente de mi pais y deseo saber si puedo contar su apoyo y dar a conocer la informacion publicada en este espacio para motivar a los locales en este estilo de vida. Saludo fraterno

    Responder