Experiencias míticas

‘Community’, ¿una cumbre en peligro?

‘Community’ llegó en 2009 como un soplo de aire fresco para el género de la sitcom. Llegó a la vez que ‘Modern Family’, pero mientras ésta acabó cayendo en la rutina, ‘Community’ supo sorprender capítulo a capítulo, esencialmente porque en su universo de metahumor puede pasar cualquier cosa, todo se permite. Su responsable, Dan Harmon, quien antes había cocreado ‘The Sarah Silverman Program’, concibió la serie como un (organizado) cajón de sastre en el que vertir ideas locas.

En el principio, la serie iba sobre un community college al que asiste un grupo de inadaptados liderado por Jeff Winger (Joel McHale), un abogado con bastante labia al que han revocado la licenciatura. Winger ha formado ese grupo de estudio, en principio, para ligar con una compañera, Britta Perry (Gillian Jacobs). Pero al final acaba conectando un poco con todo el resto de personajes.

‘Community’ es, ante todo, metahumor. Los personajes (sobre todo Abed, excéntrico estudiante de cine) hablan sobre la serie como si supieran que viven dentro de una. Y las referencias a la cultura popular son infinitas, a menudo través del mismo Abed. Pero lo que hizo grande la serie es que, más allá de esta autoconciencia, todo o casi todo estaba dirigido a la caracterización de los personajes y a que nos preocupásemos por ellos, que quisiéramos seguir sus andanzas semana a semana.

La primera temporada es leyenda. En ella encontramos episodios como ese gran piloto con varias referencias a ‘El club de los cinco’, de John Hughes. O “Spanish 101”, que usaba “Wise Up” (canción de la película ‘Magnolia’) como banda sonora del montaje en cámara lenta de la delirante presentación de Jeff y Pierce. “Introduction to Film”, con un epílogo bastante delirante en tributo al krumping. O por supuesto, el muy agitado “Modern Warfare”, dirigido por Justin Lin (de la saga ‘Fast & Furious’) y con referencias ingeniosas a ‘Matrix’, ‘El precio del poder’, ‘La jungla de cristal’, ‘Hard boiled’ y ’28 días después’.

Tras una segunda y tercera temporadas nada desdeñables –un favorito personal es “Cooperative Calligraphy”, el “episodio botella” de la segunda temporada–, ‘Community’ acaba de regresar a la tele estadounidense con una polémica cuarta temporada. Polémica porque es la primera tras el despido del showrunner Dan Harmon, sustituido por David Guarascio y Moses Port.

Los fans más hardcore estaban predispuestos a destrozar este ‘Community’ sin Harmon, y la primera secuencia del primer capítulo jugó con ellos. Había risas enlatadas, al contrario que en las anteriores temporadas. Cada personaje se paraba al entrar en escena mientras el público aplaudía y gritaba. La fotografía, medio granulada, recordaba a las sitcoms mainstream de los 90. Pero no: todo era un sueño, estábamos en la cabeza de Abed, y ‘Community’ no se había vendido del todo.

“History 101”, ese primer capítulo de la nueva temporada, no es un clásico, pero tampoco un fiasco. En el guión encontramos a Andy Bobrow, veterano guionista de la serie, el hombre detrás del clásico episodio “Mixology Certification”. De acuerdo, el argumento no es nada del otro mundo.  El grupo regresa de vacaciones listo para emprender el cuarto –y, como se insiste, ay, último– año de community college. Entre los personajes, Jeff es el que parece con más ganas de acabar con esto. Cuando se produce una confusión en el registro para una clase de historia, el decano Pelton se saca de la manga una competición física para decidir quién entra y quién no. Es su propia versión de ‘Los juegos del hambre’: una parodia, quizá, algo perezosa.

Trama quizá solo decente, pero el capítulo contenía sus buenas risas y la serie demostraba todavía compromiso con el metahumor, con el chiste posmoderno y la locura. En este sentido, el segundo, “Paranormal Parentage”, ha sido aún mejor. Se trata de un sólido episodio de Halloween –con patrón de capítulo de ‘Scooby-Doo’; el grupo se separa para explorar una casa misteriosa– que incluye referencias divertidas a la pasión de Abed por la serie ‘Cougar Town’ de Courteney Cox. En el mejor momento, Annie presiente una amenaza fantasmal y afirma, airada, aterrorizada: “¡Si esto se supone que es como esa parte de la película que es como esto, me gustaría recordarte que no veo películas de miedo, y por tanto no puedo apreciar el homenaje!”.

Son pequeñas señales que indican que, pese a la marcha de Harmon, todavía queda vida en ‘Community’. Como el primer capítulo, “Paranormal Parentage” está escrito por una firma usual de la serie, en este caso Megan Ganz. Y ambos capítulos están dirigidos por Tristram Shapeero, a quien debemos no solo otras doce entregas de ‘Community’, sino también, por ejemplo, un clásico de la sitcom británica como es ‘Pulling’. Sonará un poco sacrílego, pero yo estoy dispuesto a darle una opción a esta nueva encarnación de la serie…

¿Soy el único?

En 1001 Experiencias | ‘The Americans’, la serie del momento
En 1001 Experiencias | Nosotros somos Los Muertos Vivientes

Comentarios

  1. Comentario by Plasca - febrero 26, 2013 11:30 am

    Pues no lo acabo de ver, el año pasado le di una oportunidad y me aburría un poco…

    Responder  
  2. Comentario by Gerardo - febrero 26, 2013 11:58 am

    Pues yo si le pienso dar una oportunidad, aunque sea eso se lo merece por los grandísimos momentos que me ha dado, es cierto que ya no está el gran Dan Harmon, pero como has señalado, están guionistas y directores que ya habían trabajado previamente en la serie, así que habrá que darle una oportunidad.

    Responder  
  3. Comentario by Juan Manuel Freire - febrero 26, 2013 02:11 pm

    Guionistas y directores muy involucrados en la serie. Y después, claro, toda la nómina de actores. Quizá no será lo mismo al 100%, pero menos es nada, creo.

    Responder  
  4. Comentario by Los 'boys' de 'Girls' - marzo 06, 2013 01:01 pm

    [...] 1001 Experiencias | ‘Community’, ¿una cumbre en peligro? En 1001 Experiencias | ‘The Americans’, la serie del [...]

    Responder  
  5. Comentario by Si Lees Se Nota - La guerra de las comedias - junio 12, 2013 10:39 pm

    [...] para los amantes del humor con referencias a la cultura pop, pocas series hay mejores que ésta. Un grupo de estudiantes totalmente distintos entre sí [...]

    Responder