Experiencias míticas

Mike “the bike” Hailwood, el mejor piloto de todos los tiempos

Mikes Hailwood con la Ducati 900SS NCR

Mike Hailwood está considerado como el mejor piloto de todos los tiempos, un título que no es fácil conseguir y al que sólo unos pocos (muy pocos) pueden aspirar. Mike Hailwood nació en Inglaterra, en 1940 y desde bien pequeño su pasión eran las motocicletas, nada extraño si tenemos en cuenta que su padre había sido piloto en los años previos a la Segunda Guerra Mundial y dirigía un negocio de venta de motocicletas que funcionaba bastante bien. Esta situación familiar consiguió allanarle algo el camino hacia la cima, pero sin su indudable talento para pilotar rápido no habría pasado de ser un niño rico con gusto por las motos.

Mike Hailwood, un mito sobre dos ruedas

Mike Hailwood con minimotoA la edad de 17 años Mike Hilwood participó en su primera carrera con una MV Agusta alquilada por su padre. Compitiendo contra motos de 150 cc él pilotaba una 125 cc y aún así acabó 11º . Tan solo cuatro años más tarde, en 1961, Mike Hailwood ya había fichado por Honda y fue el primer piloto en toda la historia del TT de la Isla de Man en ganar tres carreras de una edición. Las victorias en 125, 250 y 500 cc se vieron un poco ensombrecidas por el abandono de la categoría de 350 en la que una rotura de motor le impidió seguir.

Esa misma temporada de 1961 Mike Hailwood ganó el Campeonato del Mundo de 250 cc sobre una Honda de cuatro tiempos y cuatro cilindros. Era su primer Mundial y el primero de la marca japonesa. Al año siguiente corría para MV Agusta, marca con la que ganó cuatro años seguidos el Mundial de 500 cc, algo que tampoco nadie había hecho nunca. Durante esa época de su vida, era normal ver a Mike disputar cuatro carreras seguidas, con diferentes motos y ganarlas las cuatro o acabar en el podio de cada una de ellas. Sin duda Mike Hailwood sabía cómo ir rápido en una moto de carreras.

Además Mike también sabía cómo vencer a los demás pilotos incluso estando parados en la parrilla de salida. En unas declaraciones de la época dijo:

Miralos en la parrilla de salida antes de la carrera. Puedes verlo en sus ojos. Si ellos piensan que pueden vencerte, sonríe, salúdalos [con la cabeza] y lánzales un guiño. Siempre funciona. Luego sales y les demuestras qué querías decir.

Pero su fulgurante carrera se vio cortada en seco cuando Honda se retiró del Mundial de Motociclismo en la temporada de 1968 y le pagó a Mike 50.000 libras esterlinas de la época para que no volviese a correr con ninguna otra moto. Mike aceptó y se retiró de la competición a los 28 años, estando en lo más alto y contando con 9 títulos mundiales en su palmarés. Claro que la cosa no acabó aquí.

El regreso de Mike Hailwood a la competición

En 1977 Steve Wynne era el propietario de un concesionario de motos en Manchester (UK) y estaba muy involucrado en la competición de alto nivel. Ese mismo año una moto de las preparadas por Steve estaba disputando la primera carrera del recién creado Mundial de Fórmula 1 TT (que a la postre sería el embrión del actual Mundial de Superbikes) y por una oscura maniobra de Honda no pudo ganar. La carrera se suspendió por problemas con el tiempo (llovía a mares) y la victoria se la llevó la moto japonesa. Esto enfureció a Steve, que se propuso batir a los japoneses.

Mike HailwoodMás o menos en esa época Mike Hailwood vivía un dorado retiro en Australia, tras haberse dedicado unos años a correr en el Mundial de Fórmula 1 con discretos resultados. Casi por casualidad Mike y Steve se conocieron en Silverstone, en el Gran Premio de Gran Bretaña.

Mike había acudido a la carrera para entrevistarse con los mandamases de Honda a ver si le dejaban alguna moto para volver a correr el Mundial. Los japoneses le dijeron que un piloto con 37 años era demasiado mayor y que no estaban por la labor. Además Mike llevaba 11 años retirado y no creían que siguiera siendo competitivo. Sin saberlo habían unido el hambre con las ganas de comer.

El contrato entre Mike y Steve se firmó inmediatamente, estableciendo que Mike Hailwood cobraría 1000 libras esterlinas por correr toda una temporada con las Ducati preparadas por Steve Wynne. Aunque según cuenta el propio Steve, Mike quería correr de gratis, pero él le obligó a aceptar la cifra estipulada. Mike era tan discreto que incluso quería correr bajo seudónimo, pero Steve le convenció de que usara su propio nombre.

Lo siguiente fue llamar a la fábrica de Ducati en Italia y comprar tres Ducati 900SS preparadas por NCR (el departamento de carreras de Ducati en aquella época). Las motos llegaron a Inglaterra en octubre de 1977, con tiempo más que suficiente para repasarlas y prepararlas para la carrera de Fórmula 1 TT que se disputaría en la isla de Man en junio del año siguiente.

Junio de 1978, Mike Hailwood gana el Mundial de Fórmula 1 TT

Con la moto afinada y repasada se presentó el equipo en la Isla de Man. Ese año la carrera había sido declarada como la única prueba del Mundial de Fórmula 1 TT, una competición que permitía usar motos derivadas de serie de hasta 1000 cc y que sería el precursor del actual Mundial de Superbikes.

En cuanto se supo que Mike Hailwood iba a disputar la carrera con una Ducati empezaron a llegar cartas y llamadas al concesionario de Steve pidiéndole que no dejara correr a Mike en una Ducati. En aquella época la marca italiana tenía fama de hacer motos “delicadas y peligrosas” y Mike era tan querido por los aficionados que intentaron evitarle un accidente o, peor aún, el descrédito de que no pudiese acabar la carrera. En el equipo hicieron oídos sordos y Mike se dedicó a hacer lo que mejor sabía, pilotar la moto lo más rápido posible.

Porque Mike Hailwood era ante todo un piloto rápido. Al que le daba lo mismo que la moto fuera in-conducible, que no fuera la más rápida o que tuviera problemas de diseño. Él simplemente era capaz de poner lo que le faltaba a la moto para llegar el primero a la meta. Cuentan que Mike se quejó de que la suspensión de la Ducati era demasiado dura, y cuando los mecánicos miraron los amortiguadores lo que descubrieron es que estaban tarados demasiado blandos y Mike lo que había notado era que estos llegaban al tope de su recorrido, por eso él notaba golpes secos. Incluso desconocía cuantas velocidades incluía la caja de cambios de la moto, él metía marchas hasta que se acababan, sin contar cuantas eran. En estas condiciones Mike rodó a una media de 111 millas por hora (178.63 km/h) en las mangas clasificatorias.

La noche antes de la carrera, Steve Wyler atendió a los consejos de los ingenieros de Ducati y cambió el motor de la moto de Mike por otro con menos kilómetros. Así se aseguraban que este no se rompiera durante la carrera. A la mañana siguiente Mike salió al circuito de la Isla de Man y venció la carrera por delante de la Honda pilotada por Phil Read. Se había consumado la “venganza” con Honda y un piloto veterano, con 38 años, que llevaba 11 años retirado de la competición, había sido capaz de vencer con una moto inferior a la todopoderosa marca japonesa.

Mike Hailwood y Ducati 900SS NCR en 1978

Aunque la victoria fue muy apurada, porque el motor de la Ducati 900SS de Mike Hailwood se rompió nada más cruzar la linea de meta. Esta rotura habría sido fatal de producirse unos pocos metros antes, y fue descubierta cuando la moto se desarmó en el taller a la vuelta de las carreras. También tuvo que ver en la victoria que el comisario encargado de medir el sonido del motor tras la carrera se hizo el loco y no realizó su medición. Porque la Ducati había dado más de los 115 dB permitidos por el reglamento. Pero aquel comisario no quiso arrebatarle la victoria a un mito como Mike Hailwood por una cuestión técnica.

La sucesión de acontecimientos fue tan especial que incluso el propietario del equipo y las motos, Steve Wynne, se pasó toda la carrera vistiendo una camiseta de Phil Read y Honda, los rivales a batir, sin darse cuenta. Y cuando iba a quitársela, faltando menos de una vuelta, alguien le dijo que mejor no lo hiciera, no fuese a atraer la mala suerte por un detalle así. Sin duda en aquella carrera se juntaron muchas coincidencias y la suerte tuvo mucho que ver en el resultado final, pero sin un piloto como Mike Hailwood a los mandos de la Ducati el resultado no habría sido el mismo.

Por desgracia Mike Hailwood murió en 1981 víctima de un accidente de tráfico cuando a la vuelta de comprar “Fish & Chips” un camión arrolló su coche, mató a su hija, que lo acompañaba, y él quedó gravemente herido. No se pudo recuperar de las lesiones y murió el día 23 de marzo de 1981 a la edad de 41 años. Sin embargo su leyenda quedó para siempre en la historia del motociclismo deportivo. Y él sigue siendo considerado como el mejor piloto de todos los tiempos.

Via | Motorcycle USA; Motorpasión Moto; Motorcycle Classics
Más información | Mike the bike; Wikipedia
Fotos vía | Mike the bike; Ducati
En 1001 Experiencias | Gaston Rahier, la leyenda de “Mr. París-Dakar” con BMW
En 1001 Experiencias | John McGuinnes, 19 victorias en el TT de la Isla de Man

Comentarios

  1. Comentario by Charlie Brown - enero 22, 2013 11:43 am

    Sí que era bueno, sí. A ver si espabilan los nuevos pilotos!

    Responder  
  2. Comentario by Santiago Herrero, el campeón español que no pudo ser - febrero 18, 2013 11:51 am

    [...] vía | Pieldetoro; Wikimedia; Javispeed En 1001 Experiencias | Mike “the bike” Hailwood, el mejor piloto de todos los tiempos En 1001 Experiencias | John McGuinnes, 19 victorias en el TT de la Isla de [...]

    Responder  
  3. Comentario by John Surtees, el hijo del viento - marzo 28, 2013 04:14 pm

    [...] 1001 Experiencias | Mike “the bike” Hailwood, el mejor piloto de todos los tiempos En 1001 Experiencias | John McGuinnes, 19 victorias en el TT de la Isla de [...]

    Responder