Experiencias míticas

Ronaldo Nazario en siete goles

Despuntó en el Cruzeiro brasileño cuando apenas tenía 17 años y antes de cumplir los 18 ya había ganado su primer Mundial, aunque no disputara un solo minuto. Se fogueó en Holanda y deslumbró en Barcelona, antes de poner rumbo a Milán. Ganó el Balón de Oro, jugó una final de un Mundial, se lesionó de gravedad, se recuperó, volvió a lesionarse y se levantó de nuevo para ganar otro Mundial, otro Balón de Oro y un par de Ligas. Valdano lo comparó con “una manada de búfalos”, por el temor que su estampida provocaba en las defensas rivales. Pudo ser uno de los mejores futbolistas de la historia pero las lesiones solamente lo dejaron ser uno de los mejores de su generación. Qué mejor manera de recordar la carrera de Ronaldo Luís Nazário de Lima que a través de algunos de sus fantásticos goles.

Cruzeiro – Boca Juniors (6/4/1994)

En la temporada 1993/94 empezaron a llegar a Europa rumores de un joven delantero brasileño de 17 años que se había convertido en pocos meses en una de las estrellas de su país. Con la camiseta azul del Cruzeiro, Ronaldo ya empezaba a mostrar las señas que le hicieron famoso, como en este gol contra el Boca Juniors en la Copa Libertadores, donde se va de tres defensas que lo rodean y regatea al portero dentro del área.

Ese mismo verano de 1994 fue convocado por Parreira para disputar el Mundial de Estados Unidos con la elástica brasileña. La canarinha terminaría levantando la Copa del Mundo, con Bebeto y Romario como estelar pareja atacante. Ronaldo no llegó a disputar un solo minuto en el torneo. Su momento estaba por llegar.

PSV – SBV Vitesse (11/2/1995)

Después del Mundial, Ronaldo fichó por el PSV Eindhoven, siguiendo los pasos de su compatriota Romario. En el equipo holandés jugaría dos temporadas, en las que el joven futbolista fue cogiéndole el aire al fútbol europeo. El fútbol holandes le sirvió a la vez de aprendizaje y escaparate. En su primera temporada marcó 30 goles. Su segundo año se vio truncado por una lesión que le tuvo inactivo durante varios meses. Sería la primera de su carrera. Contra el Vitesse marcó este precioso gol, rematando de tacón en el área pequeña.

Compostela – Barcelona (12/10/1996)

Sus dos temporadas en Holanda hicieron que los mejores equipos de Europa posaran su vista en él. Fue el Barcelona quien ganó la puja. Nuñez puso 2.500 millones de pesetas en las arcas del PSV para contratar a la nueva joya de la corona del fútbol mundial, que aún no había cumplido los 20 años.

Ronaldo llegó a un equipo en recomposición, que intentaba dejar atrás del tardocruyffismo y mirar hacia adelante de la mano del inglés Bobby Robson. A pesar de que aquel Barça de entreguerras no era el mejor de los escenarios, el brasileño maravilló desplegando todo su arsenal de regates, fintas, desmarques y goles.

Aunque el Barça no pudo con el Madrid de Capello en Liga, Ronaldo ganó la Recopa vestido de blaugrana. Suyo fue el gol decisivo, de penalti, en la final contra el Paris Saint Germain. También ganó la Copa del Rey, aunque el brasileño no pudo disputar la final por encontrarse con su selección en la Copa América. Ronaldo marcó con el Barça golazos de todos los colores contra el Valencia, el Racing o el Betis, pero el gran gol de aquella temporada, y seguramente el mejor gol de su carrera, fue el que le marcó al Compostela, emulando al Maradona del 86. Agarró el balón en la medular y atravesó medio campo con el balón pegado al pie, regateando rivales y resistiendo sus embates, hasta plantarse en el área y batir a Fernando. Posiblemente ningún gol como éste represente al mejor Ronaldo, ese que poseía una inigualable mezcla de potencia, velocidad y habilidad que lo hacía imparable.

AC Milan – Inter (22/3/1998)

Ronaldo había mostrado en el Barça un nivel extraordinario. Sin embargo, lo que en principio se antojaba como el principio de una productiva relación terminó de manera abrupta. Su buen rendimiento llevó a sus representantes a pedir una revisión del contrato, pero las conversaciones no fructificaron y el Inter de Milan pagó en el verano de 1997 los 4.000 millones de la cláusula de rescisión para fichar al jugador del momento. Con 20 años, la progresión del delantero brasileño no parecía tener límite. Los más osados se atrevían a emparejar su nombre a los de Maradona, Pelé y Di Stéfano. El Balón de Oro de 1997 fue justo premio a un año de ensueño.

Con el Mundial de 1998 en la mente, Ronaldo ganó la Copa de la UEFA con el Inter. En el derbi contra el Milan de aquella temporada, Ronaldo marcó este golazo, al rematar con el exterior del pie, en una postura casi acrobática, un balón colgado al área.

El Mundial de Francia era una cita crucial para Ronaldo. Si Estados Unidos le había llegado demasiado pronto, Francia le llegaba en el momento oportuno, con 23 años y la madurez necesaria. Brasil llegó hasta la final, pero el partido que debía coronar a Ronaldo terminó siendo el de Zidane. Ronaldo jugó esa final, pero no estuvo nunca en ella. Una indisposición justo antes del partido, que aún hoy no ha sido completamente aclarada, impidió que rindiera al 100%. Roberto Carlos habló en su día de un ataque epiléptico, pero a día de hoy no se sabe a ciencia cierta lo que pasó realmente.

Brasil – Turquía (26/6/2002)

El 21 de noviembre de 1999 Ronaldo se rompía el tendón rotuliano en un partido de la Serie A contra el Lecce. El jugador fue operado y reapareció el 12 de abril de 2000, con tan mala suerte que recayó de la lesión. En ese momento pocos eran los que apostaban por que Ronaldo volvería a la élite del fútbol mundial. Incluso había quien dudaba que volviera a pisar un terreno de juego. Pero volvió. Y de qué manera.

El Mundial de 2002, disputado en Corea y Japón, fue el escenario del regreso. El delantero fue el gran protagonista del campeonato, marcando ocho goles, entre ellos los dos con los que Brasil venció a Alemania en la final. También convirtió el tanto que otorgó a la canarinha la victoria en semifinales frente a Turquía. Un gol marca de la casa.

Real Madrid – Atlético Madrid (3/12/2003)

El Mundial de Corea y Japón había supuesto la resurrección de Ronaldo y Florentino Pérez no podía dejar escapar la ocasión de reclutarlo para su equipo de galácticos, junto a Figo, Zidane, Raúl, Roberto Carlos y compañía. En su primer año de blanco, su actuación fue decisiva para vencer en Liga el mano a mano con la Real Sociedad de Raynald Denoueix. El excelente último tercio de Liga de Ronaldo, marcando diferencias con sus decisivos goles, resultó vital para la victoria blanca.

Ronaldo ya no era el jugador explosivo y veloz que había jugado años antes en Barcelona. Su fisionomía había cambiado y su forma de desplazarse por el césped también. No cubría tantos metros de campo, no era capaz de cabalgadas como la del Compostela, pero su técnica y potencia en los últimos metros continuaba siendo letal. Seguía marcando golazos, como éste ante el Atlético, a los 14 segundos del pitido inicial.

Corinthians – Santos (26/4/2009)

Ronaldo ganó otra Liga más con el Madrid antes de abandonar el club en 2007, con la espina de no haber podido lograr la Liga de Campeones. Su nuevo destino fue el Milan, donde se volvió a lesionar, esta vez de su rodilla “buena”. En 2008 regresó a Brasil para apurar sus últimos ratos de fútbol con el Corinthians. Diagnosticado de hipotiroidismo, sus problemas de peso eran cada vez mayores. Entre sus maltratadas rodillas y sus kilos de más, Ronaldo ya nunca volvió a su mejor forma. A pesar de ello, en el Corinthians dejó sus últimos detalles de calidad, antes de retirarse en 2011, como esta sutil vaselina contra el Santos.

En 1001 Experiencias | Real Madrid – Manchester United: un duelo mítico en cuatro actos
En 1001 Experiencias | George Best, la leyenda del quinto Beatle

Comentarios

  1. Comentario by El futuro se llama Isco - febrero 25, 2013 10:53 am

    [...] | goal.com En 1001 Experiencias | Ronaldo Nazario en siete goles En 1001 Experiencias | Real Madrid – Manchester United: un duelo mítico en cuatro [...]

    Responder  
  2. Comentario by Modric vino para esto - marzo 07, 2013 02:09 pm

    [...] En 1001 Experiencias | El futuro se llama Isco En 1001 Experiencias | Ronaldo Nazario en siete goles [...]

    Responder  
  3. Comentario by carlos - agosto 04, 2013 12:33 am

    Sin ofender pero pusiste estupideces en tu historia ,ronaldo es uno de los mejores jugadores de la historia que puede entrar entre los 10 o 5 mejores de la historia.

    Las tonterias que uno tiene que leer ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡plop!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Responder  
  4. Comentario by alfredo vasquez - septiembre 18, 2013 02:58 am

    Te respaldo el ultimo comentario, hablamos del mejor centro delantero jamas vito ,su energia, potencia,regate , drivlin sobre la carrera lo hacen unico en su estilo, solo le basto una temporada en el barsa e impuso un record de goles q el q llaman el MESIAS, le costo varias temporadas y la ayuda de un tropel de estrellas, hablamos de un “FENOMENO DE LA NATURALEZA”

    Responder