Experiencias míticas

Real Madrid – Barcelona: el nacimiento de una rivalidad

FC Barcelona 1902

Pocas rivalidades en la historia del deporte han alcanzado tal magnitud. Por intensidad y extensión en el tiempo, cuesta encontrar alguna comparable. Probablemente ni siquiera en el mundo del fútbol haya existido o exista nada igual. Real Madrid y Fútbol Club Barcelona libran desde hace un siglo una pugna deportiva intensa y creciente que ha servido a ambos clubes para hacerse más fuertes. Fechar el inicio de este prolongado antagonismo es tarea complicada, aunque no sería descabellado señalar las semifinales de Copa de 1916 como la chispa que prendió la llama del colosal incendio que vivimos ahora. No obstante, no fue aquella la primera vez que madridistas y culés se veían las caras.

Fútbol para celebrar una coronación

El 17 de mayo de 1902 Alfonso XIII cumplía los 16 años, edad a la que alcanzaba la mayoría de edad que le permitía acceder con plenos derechos al trono del Reino de España, abandonando la regencia su madre María Cristina. Con motivo de tan magno acontecimiento se decidió celebrar en las vísperas un torneo de un nuevo deporte que empezaba a hacerse conocido en el país, sobre todo en las ciudades costeras (Huelva, Bilbao, Barcelona o Vigo) donde arribaban barcos procedentes de Inglaterra. La Copa de la Coronación, antecedente directo de la actual Copa del Rey, fue el primer gran campeonato de balompié disputado en España.

La Copa de la Coronación

Cinco fueron los participantes en la competición, que se disputó en el campo de polo del Hipódromo de la Castellana de Madrid, cedido para la ocasión. Desde Bilbao se trasladó el Vizcaya, que reunía jugadores de los dos equipos existentes en la ciudad, Athletic Club y Bilbao FC. Como representantes barceloneses acudieron el Club Español de Football (actual Espanyol) y el FC Barcelona. Los equipos locales fueron el New FC y el Madrid FC (futuro Real Madrid), club que se había formado apenas un par de meses antes (su inscripción data del 6 de marzo de 1902) y cuyos fundadores, los hermanos Juan y Carlos Padrós, fueron los principales impulsores de la organización del torneo.

Así pues, en las semifinales de aquella Copa de la Coronación tuvo lugar el primer enfrentamiento de la historia entre madridistas y barcelonistas. El Barcelona, fundado en 1899, aprovechó su mayor experiencia y se impuso por 3-1 a los bisoños y poco conjuntados futbolistas del equipo de la capital, en un partido sin mayores incidencias presenciado por 2.000 espectadores. En la final el Vizcaya se proclamaría vencedor tras derrotar al Barcelona por 2-1.

Equipo del Madrid FC que participó en la Copa de la Coronación

Primavera de 1916: la primera gran polémica

Los caminos de ambos clubes no se volvieron a cruzar en competición oficial hasta 1916. Entre medias, algunos amistosos disputados fueron cimentando una ligera rivalidad. Nada excesivamente relevante, pues en aquellos tiempos era el Athletic Club de Bilbao el equipo más potente de España.

Santiago Bernabéu

Hasta entonces Madrid y Barcelona habían conseguido evitar medirse en enfrentamiento directo en el Campeonato de España (actual Copa del Rey), competición instaurada en 1903 que ya habían ganado blancos (4 veces) y blaugraunas (3), pero aquel año quedaron emparejados en semifinales. Sería la segunda ocasión en partido oficial, 14 años después de aquel lejano partido de la Copa de la Coronación. Todavía no existía el campeonato de Liga, que se inició en 1929, por lo que las opciones de enfrentamiento entre ambos equipos no abundaban.

El primer acto del choque se disputó en Barcelona el 26 de marzo, con victoria local por 2-1. En la vuelta, jugada el 2 de abril, el Madrid (aún le quedaban cuatro años para recibir la denominación de Real por parte de Alfonso XIII) se tomó revancha con un 4-1, con tres goles del delantero Santiago Bernabéu, futuro presidente del club. El Barcelona tuvo que comenzar el encuentro con 9 jugadores al retrasarse el tren que trasladaba a Santi Massana y Viñals, dos de los titulares. Como quiera que en aquellos tiempos solamente se tenían en cuenta las victorias, no la diferencia de goles, era necesario un partido de desempate para dirimir el finalista que se enfrentaría al Athletic Club, campeón vigente.

El desempate se celebró el 13 de abril, en Madrid, y tuvo un desarrollo apasionante y trepidante. En el descanso el resultado ya era de 2-2 y al finalizar los 90 minutos el marcador reflejaba un 4-4. Hubo cuatro goles más en los 30 minutos de prórroga, pero tampoco sirvieron para desnivelar el memorable partido, que finalizó con un sorprendente 6-6. Los azulgranas se quejaron de la actuación del colegiado, José Ángel Berraondo, que sancionó tres penaltis favorables al Madrid, de los cuales sólo uno terminó en gol. Berraondo había militado como jugador en ambos clubes, Madrid y Barcelona, y las suspicacias no tardaron en aparecer.

Tres partidos y una prórroga no habían decidido nada. Había que volver a jugar y el nuevo partido se fechó para dos días después, con arbitraje de Berraondo de nuevo.

FC Barcelona 1915-16

El encuentro definitivo terminó con una nueva igualada (2-2) y la prórroga, entonces sí, resultó definitiva. Dos goles en el tiempo suplementario del madridista Sotero Aranguren decidieron un duelo que acabó con polémica. Los barcelonistas, indignados por considerar que el segundo de los goles de Aranguren había sido marcado en fuera de juego, se negaron a terminar el partido y abandonaron el campo a falta de siete minutos para el final. El Madrid ganaba 4-2 y pasaba a la final, donde caería ante el Athletic Club de Bilbao por 4-0. Por primera vez una decisión arbitral provocaba una fuerte polémica en un partido entre Madrid y Barcelona. Sería la primera de muchas.

Una rivalidad imparable: Liga, Copa de Europa, goleadas y transfuguismo

Con la eliminatoria copera de 1916 había surgido una rivalidad histórica que, a partir de aquel momento, no hizo más que acrecentarse. En 1929 se disputó el primer campeonato de Liga. Como si se tratara de una premonición de lo que estaba por venir, aquel torneo fue un duelo entre Barcelona y Madrid, con victoria final para los culés por dos puntos de diferencia, decidiéndose el título en la última jornada. En 1933 Samitier se convirtió en el primer futbolista en cambiar de bando, al dejar la camiseta azulgrana por la blanca. En 1943, en semifinales de Copa nuevamente, el Madrid remontó un adverso 3-0 venciendo en Chamartín con un contundente 11-1. En 1953 se produjo el caso Di Stefano, con ambos clubes pugnando por fichar al astro, que terminaría en las filas madridistas. En 1960 tuvo lugar el primer enfrentamiento en Copa de Europa. La disputa se saldó con victoria azulgrana en medio de una nueva polémica arbitral, acabando así con la hegemonía madridista en los primeros cinco años de la competición. Son solamente algunos capítulos de un embrionario antagonismo que dura hasta hoy y, de momento, no tiene pinta de menguar.

Información | Nacidos para incordiarse (Alfredo Relaño, Ediciones Martínez Roca) | Hemerotecas El Mundo DeportivoLa Vanguardia yABC | Wikipedia | AS
Fotos: Wikipedia | Alineaciones fútbol | Rasdehierba | ABC
En 1001 Experiencias | Los cinco mejores partidos de la historia del fútbol
En 1001 Experiencias | Zinedine Zidane, el artista del balón

Comentarios

  1. Comentario by Real Madrid – Barcelona: el nacimiento de una rivalidad - septiembre 10, 2012 01:04 pm

    [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos Real Madrid – Barcelona: el nacimiento de una rivalidad http://www.1001experiencias.com/experiencias-miticas/real-madrid…  por Trapi hace [...]

    Responder  
  2. Comentario by Así se gestó la Copa de Europa - septiembre 15, 2012 01:12 pm

    [...] 1001 Experiencias | Real Madrid – Barcelona: el nacimiento de una rivalidad En 1001 Experiencias | La Liga de Valdano, Amavisca y [...]

    Responder  
  3. Comentario by eloy - febrero 26, 2013 08:29 pm

    Incomparable es el River – Boca. Habiendo estado en Barcelona, Madrid y Argentina durante ambos clásicos, jamás viví algo igual como la parálisis nacional que provocan estos dos equipos de Buenos Aires, similar a la situación de un mundial. Saludos

    Responder