Experiencias míticas

Santiago Herrero, el campeón español que no pudo ser

Santiago Herrero IOMTT 1970

A todos nos suena el nombre de Ángel Nieto, para eso es uno de lo más grandes pilotos de la historia del motociclismo. Pero quizá el nombre de Santiago Herrero te suene menos e incluso puede que no conozcas nada sobre él. Porque Santiago Herrero fue uno de esos pilotos que estaba llamado a ser de los grandes pero un fatal accidente truncó su carrera justo cuando estaba a punto de alcanzar el máximo. Tan bueno era Santiago Herrero que hasta el propio Ángel Nieto habla de él como uno de los mejores pilotos de la época.

Vamos a dar un vistazo a su vida y trataremos de echar un poco de luz sobre el accidente que los lo arrebató y pospuso la victoria española en las categorías intermedias del mundial de Motociclismo 18 años más.

Piloto y mecánico como pocos

Santiago HerreroSantiago Herrero nació en Madrid el 2 de mayo de 1946. Desde bien joven le interesó la mecánica y por ello entró a trabajar en los talleres de Gabriel Corsín, un afamado preparador de motos de competición de la época. En el taller Santiago tenía acceso a motos y motores preparados para carreras, lo que incrementó su interés en el tema. En 1962, con veinte años, participó en una carrera sobre una Derbi Gran Sport (50 cc). Cuando consiguió reunir suficiente dinero se compró una Bultaco Tralla con la que logró el subcampeonato de velocidad de Castilla en la categoría de 125 cc. Lo mejor es que esa Bultaco se la había preparado él mismo.

Aquel joven llamó la atención de Luis Bejarano que le contrató como piloto oficial de Lube para la temporada siguiente. Con las Lube Santiago ganó el subcampeonato de España de 125, lo que le sirvió para hacer sus primeras salidas a pruebas fuera de España. En 1967 Santiago fichó por OSSA para correr con una nueva moto. Ese año ganó el campeonato nacional de 250 cc, campeonato que compaginó con alguna salida a pruebas del campeonato del mundo. Su mejor resultado fue un tercer puesto en el Gran Premio de Italia de 1968 que le permitió alcanzar el séptimo puesto en la clasificación final.

El Mundial de 1969 pintaba muy bien para el piloto y la marca española, puesto que Yamaha se había retirado oficialmente del campeonato. Además la primera prueba se corría en el circuito del Jarama. El Campeonato Mundial no podía empezar de mejor manera que con una victoria de Santiago Herrero sobre la OSSA Monocasco en el circuito madrileño. En Le Mans (Francia) y en Spa Francorchamps (Bélgica) también venció y consiguió un más que meritorio tercer puesto en el TT de la Isla de Man (era la segunda vez que corría en ese circuito) y en el TT de Holanda en Assen. En el Gran premio de Alemania acabó segundo, una excelente temporada que se iría al traste al caerse en el Gran Premio de Irlanda y romperse un par de huesos de la muñeca. En estas condiciones no pudo participar en los dos grandes premios que restaban de la temporada. Y acabó tercero en la clasificación final.

Los rivales estaban contra las cuerdas porque Santiago Herrero era un excelente piloto y además contaba con una motocicleta que suponían inferior pero en la práctica les ganaba a casi todas las demás. Esa moto era la OSSA Monocasco, una moto Made in Spain con tecnología propia que haría sombra a las todopoderosas Yamaha V4 de la época.

OSSA Monocasco, la moto

Santiago Herrero en Imatra 1969

El ingeniero Eduardo Giró era el encargado de diseñar la moto de carreras de OSSA. Un joven ingeniero que se dio cuenta de que nada podía hacer contra las Yamaha V4 y menos con el escueto presupuesto de la fábrica. Así que se esforzó en perfeccionar lo que conocía bien. Desarrolló un monocilíndrico refrigerado por aire con admisión por válvula rotativa. Lo último en tecnología de 2 tiempos en aquel momento. El motor estuvo listo en 1966 y Carlos Giró (que ganó las 24 horas de Montjuic en 1967) inició las pruebas para ponerlo a punto para la competición. En 1969 este motor alcanzaba los 42 CV a 11.000 rpm, con una banda útil desde las 6.500 rpm.

El problema es que un motor potente no es suficiente para conseguir una moto ganadora. Aquí volvió a aparecer la genialidad del diseñador y se fabricó un chasis revolucionario a base de planchas de aleación de aluminio y magnesio. Un material que en España era imposible de comprar y que tuvo que ser importado de tapadillo a espaldas de las autoridades franquistas. La idea del chasis no era sólo conseguir una base rígida para la moto, sino también conseguir una unidad lo más ligera y compacta que fuera posible. Para ello hasta el depósito se incluyó dentro del chasis. Objetivo conseguido, porque la moto en seco pesaba tan sólo 97,5 kilos. Aunque la unidad final llegó a los 99 kilos al cambiar las suspensiones y los frenos de serie, heredados de las motos fabricadas para la calle, por otros de mejor calidad.

La primera carrera que disputó la OSSA Monocasco fue el GP de España de 1967 donde Carlos Giró consiguió un sexto puesto. Como ya hemos dicho, para la temporada de 1968 OSSA fichó a Santiago Herrero y ambos iniciaron su andadura mundialista.

Mundial de Motociclismo, categoría de 250 cc objetivo español

Santiago Herrero Spa 1960 50 cc

Como ya hemos explicado más arriba Santiago Herrero no pudo conquistar el Mundial de 250 cc de 1969 por culpa de un accidente que lo dejó lesionado a tres carreras del final del campeonato. De todas maneras, cuando llegó la temporada de 1970 Santiago y la OSSA Monocasco estaban muy altos en las apuestas para la victoria final. La moto había sido afinada y perfeccionada al máximo. Santiago se conocía los circuitos y además contaba con la ayuda de un mecánico que lo acompañaría en las carreras y en los viajes que recorrían Europa en un vetusto furgón EBRO.

Por desgracia la tragedia se cruzó con Santiago Herrero y su moto en la milla 13 del circuito de la Isla de Man y allí acabó el sueño del primer piloto que tuvo opciones de ganar el Mundial de Motociclismo en la categoría de 250 cc.

El lunes 10 de junio, por la tarde y con bastante calor, se disputaba la carrera de seis vueltas al Mountain Course de la Isla de Man, en total 226,5 millas. Previamente se había disputado la carrera de sidecar 750, con lo que el asfalto no se encontraba en muy buenas condiciones. Esto desanimó a muchos, ya que de los 100 inscritos sólo tomaron la salida 70. Más bien obligados porque la prueba era puntuable para el Campeonato del Mundo y no era plan de desperdiciar ni un sólo punto. Los principales aspirantes estaban en la salida. Kel Carruthers, Rod Gould, Charles Mortimer, Stan Woods, Alex George, Tom Herron, Jack Findlay y Paul Smart corrían con Yamaha, mientras que Gunter Bartush lo hacía con MZ y Santiago Herrero con la OSSA.

Al final de la primera vuelta Carruthers lideraba la carrera, seguido de Smart y Gould. Herrero era quinto por delante de pilotos como George y su Yamaha. En la tercera vuelta Herrero había ascendido al cuarto puesto tras la retirada de Smart. En las vueltas cuatro y cinco los repostajes hicieron variar los puestos, pero en la sexta y última vuelta Santiago Herrero ya estaba situado en el tercer puesto.

En las vueltas previas, Stan Woods había tenido problemas mecánicos con su moto. Lo que le llevó retomar la carrera justo detrás de Santiago. Stan Woods se convertiría en el único testigo del accidente. Según sus palabras, la OSSA empezó a culebrear al entrar en una curva de izquierdas. Esto acabó en un derrape y con Santiago por los suelos. La mala fortuna (y lo especial del circuito) quiso que Santiago fuera atropellado por el propio Stan Woods y acabara impactando contra un muro. Mientras Woods acabó con un tobillo, la pierna y la clavícula rotos Santiago tuvo que ser evacuado al hospital donde moriría a los dos días por las heridas internas que padecía.

Santiago Herrero IOMTT

En la investigación que siguió al accidente se determinó que la causa del mismo fue el asfalto derretido por el calor y por las pasadas de los Sidecar en la carrera previa. Stan Woods no pudo evitar a Santiago en el suelo.

La muerte de Santiago Herrero supuso que OSSA se retirase oficialmente de la competición. Según las palabras del propio Giró, OSSA corría por Santiago y sin él no iban a correr más. Por otro lado la Federación Española de Motociclismo prohibió que los pilotos con licencia española participasen en el TT de la Isla de Man (prohibición que hoy sigue todavía en vigor). Y de carambola aplazó el triunfo de los pilotos españoles en las categorías intermedias hasta que Sito Pons ganó su primer mundial en 1988. Lo peor es que el motociclismo español perdió uno de los mejores pilotos de la época que estaba llamado a ser uno de los grandes y OSSA abandonó para siempre la competición de velocidad.

Fotos vía | Pieldetoro; Wikimedia; Javispeed
En 1001 Experiencias | Mike “the bike” Hailwood, el mejor piloto de todos los tiempos
En 1001 Experiencias | John McGuinnes, 19 victorias en el TT de la Isla de Man

Comentarios

  1. Comentario by Macaco - febrero 19, 2013 11:41 am

    ¿Y hay vídeos de este figura?

    Responder  
    1. Comentario by L.Font - febrero 19, 2013 02:43 pm

      Hola:
      En Youtube hay algunos vídeos de la época sobre Santiago, por desgracia no muchos, y hace un tiempo que TVE realizó un vídeo sobre él que podrás encontrar en la web de la cadena.

      Responder  
  2. Comentario by Joaquim Muntada - febrero 20, 2013 06:01 pm

    Muy importante recordar la historia,recirente por otro lado, de pilotos como Santi que han echo grande el motociclismo. No todo es futbol

    Responder  
  3. Comentario by John Player Norton réplica de la vencedora del IOMTT de 1973 | amsacar.es - junio 10, 2013 09:31 am

    [...] curioso es que nadie, en toda la documentación consultada hace mención a la OSSA Monocasco que pilotaba Santiago Herrero y que fue la moto que llevó más lejos hasta aquel momento el concepto monocasco. [...]

    Responder  
  4. Comentario by hayat - septiembre 26, 2013 01:47 am

    hey girllllll

    Responder  
  5. Comentario by Petición de homenaje a los pilotos españoles en el próximo Tourist Trophy - enero 11, 2014 05:30 pm

    […] son ya 24 aventureros los que han viajado hasta esta dependencia de la Corona británica (Santiago Herrero, Ángel Nieto, Antonio Maeso…). Tanto Abelardo como las personas firmantes y que […]

    Responder